viernes, 27 de agosto de 2010

Capítulo 1. Mi despedida.

Mi vida era normal o eso pensaba yo hasta que me mudé a Forks y mi vida cambio.


Se podía decir que tenía una vida perfecta, familia perfecta, amigas perfectas y un novio perfecto.

Yo soy una chica corriente, saco buenas notas, nunca me meto en ningún lío… lo que se puede decir una hija ejemplar.

Aun no le había dicho a nadie que me iba, no me gustaban las despedidas y dejar a mis amigas de toda la vida se me hacia muy duro.

Me desperté como siempre a las 7:30 para ir al instituto. Me duché, desayuné, me puse unos pantalones cortos y una camiseta de tirantes blanca y mis converse, me arreglé el pelo y cogí mi mochila para ir al instituto. Solo tenía que andar 10 minutos para llegar vivo en un pueblo y no es muy grande que digamos.

Fui a la taquilla a coger mis libros y me dirigí al aula 6 donde me tocaba Biología. Me senté en la tercera fila como siempre. Entró la maestra y se puso a dar clase. Cogí la libreta y empecé a tomar apuntes. Por fin tocó el timbre me estaba dando calambres en la mano y fui a mi siguiente clase… Así era siempre mi vida.

Una rutina.

Llegué a casa a las 3 como siempre, comí y me puse en el ordenador. Eran los exámenes finales por lo que tenía que estudiar un montón, o sino me quedaría matemáticas. Al terminar el instituto mis padres me dieron la “sorpresa” de que nos íbamos a mudar a Forks. No podía discutir con ellos por que me obligarían a ir eso lo tenia claro.

Me puse a hacer la maleta y me metí toda mi ropa, me quedé mirándome en el espejo y pensando en como seria mi nueva vida. Lo que no sabía es que mi vida iba a cambiar.

Tengo el pelo ondulado por media espalda, color castaño claro con reflejos rojos y flequillo, los ojos verdes pardos herencia de mi padre y la tez blanca como mi madre. Mi habitación no era muy grande ya que la compartía con mi hermana más pequeña de 5 años y tengo una hermana melliza con la que me llevo mal por que éramos muy diferentes, tanto físicamente y de carácter. Mi habitación era normal una litera la cual yo dormía arriba, la pared pintada de azul, mi color favorito, donde había colgado un cuadro de gatos y fotos mías, un escritorio para dos donde tenía el ordenador, una estantería donde tenía todos mis libros…Me encanta leer todo lo que tenga que ver con seres fantásticos como la saga Crepúsculo, Oscuros…

Hacía tiempo que quería cambiármela pero mis padres no me dejaban.

Me sonó el móvil. Era Claire mi mejor amiga.

- ¿Si?- contesté yo.

- Soy yo. ¿Cuándo pensabas decirme que te ibas a mudar? No quiero que te vayas.-dijo enfadada.

- Te iba a llamar ahora para quedar y despedirme de ti y de Aitor. Pero no te enfades ya estoy bastante mal para que me hagas sentirme aun peor.-le dije.

Aitor era mi novio de toda la vida. Llevábamos 2 años saliendo pero hacia tiempo que dejó de gustarme por que lo veía mas como un amigo.

- Vale. Quedamos en la puerta de tu casa ¿vale?

- Vale. Y colgó.

A los 20 segundos ya estaba en la puerta. Normal vivíamos en la misma calle.

Claire era de una estatura media más o menos como la mía, tiene el pelo rizado y casi negro, y unos ojos marrones oscuros. Llevaba unos pantalones cortos, una camiseta que le caía por el hombro negra y unos zapatos negros. Éramos amigas desde siempre y se puede decir que casi hermanas siempre estábamos o ella en mi casa o yo en la suya.

- Hola.-me dijo casi llorando.

- Hola.- contesté.

- ¿Cómo que te vas así sin más? ¿No pensabas despedirte de mí?- dijo.

- Claro que si tonta te iba a llamar ahora. Me voy hoy.-contesté.

- ¿Y por que te vas?- me dijo.

- A mi padre le han ofrecido un trabajo que no a podido rechazar. Oye le puedes decir a todos que me voy…ya sabes que no me gustan las despedidas.- le dije.

- Claro pero sabes que se van a enfadar…- me dijo muy triste.

- Lo se pero no puedo hacer ya nada.- le dije. Me arrepentí de no despedirme de mis amigos pero ya no había vuelta atrás.

Entonces oí como mi madre me llamaba.

- Cris venga que nos vamos.- me gritó desde el coche.

- Adiós, Cris te voy a echar mucho de menos, prométeme que vendrás a verme que o sino me muero.

- Claro, nunca me voy a olvidar de ti.-contesté.

Le di un abrazo y ella se puso a llorar por lo que yo también.

- Te quiero mucho. Te voy a echar de menos.

- Yo también a ti. Cuídate.

Me metí en el coche y me puse los auriculares a tope para fundirme con mis pensamientos hasta que me quedé dormida.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hola =) bueno es la primera vez que escribo y no se como me ha salido, si no os gusta la historia me lo decis y intentare cambiarla un poco pero creo que se hara mas interesante cuando aparezcan mas personajes...
Si quereis que cambien los personajes me lo decis y intentare buscar a alguien que se parezca a lo que tengo en mente =D
Comentar haber que tal si os a gustado =)
Besos lobunos! (L)